CÓMO LIMPIAR LA ENERGÍA NEGATIVA DE TU HOGAR


Cómo limpiar la energía negativa de tu hogar - Mayte del Sol

Cómo limpiar la energía negativa de tu hogar – Mayte del Sol

 

En algunas ocasiones puede ocurrir que, al entrar en nuestro hogar, detectemos un ambiente enrarecido, como si algo pesado impregnase las estancias. Además, los aparatos domésticos suelen romperse con más frecuencia en esa época, e incluso podemos escuchar algún que otro sonido extraño. Si a eso le añadimos que la paz de nuestra casa se ve alterada por alguna disputa tonta y sin sentido, o por algún que otro disgusto, está claro que la energía negativa se ha instalado en nuestros dominios. Pensando en todo ello, hoy os traigo al blog el tema de cómo limpiar la energía negativa de nuestro hogar. Creo que resulta interesante conocer diferentes métodos para hacer frente a esa carga energética que se ha vuelto negativa y que amenaza nuestra paz. Por cierto, el otoño es una época perfecta para realizar cualquiera de ellos.

 

A pesar de lo que la gente piense, no solo las brujas hacen estas limpiezas “especiales”; también lo hacían nuestras abuelas y bisabuelas. Lo que antiguamente se transmitía por vía oral o se escribía en cuadernos secretos, cada vez está más a disposición de todo el mundo. Afinar la percepción para percibir la dimensión de lo energético resulta muy valioso y práctico en determinadas situaciones, y todavía más en esta, porque nuestro refugio personal es el que se ve amenazado. Aunque para estos asuntos se suele llamar a personas especializadas en limpiezas energéticas, también lo podemos hacer nosotros con elementos muy simples y asequibles, y con la misma eficacia.

 

En primer lugar, hay que saber cuándo es realmente necesario hacer una limpieza energética en nuestra casa. Siempre que notemos algo de lo siguiente, ha llegado el momento idóneo.

* Cuando al entrar en casa sentimos un cansancio profundo.

* Si tenemos una consulta en casa, o entra y sale mucha gente con frecuencia.

* Si no dormimos bien o tenemos pesadillas continuas.

* Cuando se oyen ruidos, se ven sombras o los animales de la casa se alteran sin razón aparente.

* Cuando se rompen los aparatos electrónicos con demasiada frecuencia.

 

En general, hay una serie de elementos considerados como limpiadores por si mismos, o que incluso dan buena suerte y nos pueden ayudar a sacar las malas vibraciones de nuestro hogar. Algunos de ellos son:

Aloe Vera
Una hoja de Aloe Vera con una cinta roja rodeándola espanta los malos pensamientos si se coloca en la estancia principal de la casa. Transcurrido un tiempo, la planta se irá secando de acuerdo a la cantidad de carga negativa que absorba. Tras advertir que va cambiando de color hay que tirarla con cinta y todo, sin utilizar nada de ella, ni su aceite ni la cinta ni nada.

 

Herradura
La herradura, además de ser un objeto que atrae la suerte, atrapa también las malas vibraciones por su elemento hierro. Estos objetos se colocan sobre la puerta de entrada, de manera que cada vez que algún visitante entre a nuestro hogar, deje fuera todo lo malo.

 

Cuarzos y minerales
Provienen de la Madre Tierra, y cada uno posee unas vibraciones distintas y aptas para determinadas situaciones. Los cuarzos de colores son muy buenos para ello, sobre todo los rosas porque crean una energía amorosa. Los cuarzos transparente son los más fuertes porque atrapan toda la negatividad existente (mejor si tienen forma de punta). Un hematite, mejor si es grande, colocado a la entrada de casa y reflejando todo lo que se asoma por la puerta es una herramienta poderosa para no permitir el acceso de las malas energías.

 

Aparte de estos objetos, hay una serie de técnicas muy interesantes y efectivas para la limpieza energética de nuestro hogar, o de cualquier local o ambiente. Enumero aquí las más efectivas y fáciles de realizar.

1. Pasar un trapo con agua y vinagre por el piso

El vinagre ha sido siempre un elemento muy utilizado para barrer y eliminar las cargas energéticas negativas. Es purificador y limpiador, y se usa mucho en rituales donde la persona es atacada por ciertos “seres” energéticos. En el caso que hoy nos ocupa, es imprescindible para una buena limpieza. Hay que tener en cuenta que los movimientos de limpieza se realizan de derecha a izquierda, empezando por las últimas estancias de la casa o las que están más al fondo, y finalizando en la puerta de entrada al hogar. Se debe prestar especial atención a los rincones, sobre todo a los oscuros, y a esos espacios que suelen permanecer cerrados. Es ahí donde se concentran la mayor parte de las energías densas.

 

2. Sahumar la casa

Las limpiezas con humo son unas de las más importantes y completas, y además, se complementan muy bien con la limpieza con vinagre.

Sahumerio

Sahumerio

Para realizar un sahumerio necesitamos un sahumador de barro, siempre preferible a cualquier otro material, aunque también puede ser de cerámica, plata o bronce. Además, se precisan carbones pequeños para prender, y una serie de hierbas. Estas se pueden adquirir en tiendas especializadas o santerías, donde las venden en paquetes ya preparados con las más adecuadas para la limpieza de la casa. Las denominadas “mezclas de los 7 poderes” suelen ser buenas porque concentran varias a la vez. Las más clásicas para limpiar son incienso y mirra (de ésta segunda os hablo más detenidamente al final del artículo). También se pueden agregar enebro, romero, artemisa o ruda.

El sahumerio es recomendable realizarlo en un día soleado, por la mañana y durante la fase de la luna menguante (la recomendada para limpiezas físicas, psíquicas y del hogar).

 

El modo de sahumar nuestra vivienda es el siguiente: se abren todos los armarios y cajones de la casa, y también las puertas y ventanas de las estancias. Después, se prenden los carbones dentro del sahumador hasta que se pongan incandescentes y cambien de color. En ese momento, se va agregando poco a poco la mezcla de hierbas a los carbones, cogiendo pequeños pellizcos y depositándolos encima del carbón conforme se vayan consumiendo. Nos vamos a la habitación más alejada de la puerta de la casa, y comenzamos a pasar el humo por cada uno de los rincones, especialmente por las esquinas, armarios y cajones. Se continúa por toda la casa en dirección a la puerta de entrada y siempre de derecha a izquierda.

¡Atención! Si el humo cambia de color o de dirección repentinamente, es porque el lugar está especialmente cargado. En ese caso, hay que detenerse más tiempo en ese punto (en casos muy extremos, las limpiezas pueden provocar nauseas en la persona que las está realizando. De ahí que sea importante protegerse antes con una oración o una técnica de “campana de cristal”, e invocar la ayuda de guías o figuras protectoras).

 

Las puertas y ventanas deben mantenerse abiertas durante todo el tiempo que dure la limpieza, y especialmente un tiempo después. Lo último que se limpia son los bordes de la puerta de la entrada, sacando de manera intencionada la energía hacia afuera.

 

3. Echar sal donde se sospechen presencias extrañas

A la sal siempre se le atribuyeron propiedades de limpieza. Es una limpiadora energética muy potente, por lo que se suele utilizar en círculos mágicos, en invocaciones y en ritos tradicionales, ya que sirve para proteger, atraer prosperidad, y muchas otras cosas más. La forma de proceder es bendecirla primero en un plato, donde la pondremos, colocando después nuestras manos encima y rezando una oración que para nosotros tenga gran poder. Después, se tomarán puñados y se echarán en los lugares donde se sospeche la presencia de entidades extrañas y no deseadas, instando a que se alejen del lugar. La limpieza con sal hay que realizarla a plena luz del día y con las ventanas abiertas.

 

4. Colgar amuletos en puertas y ventanas

En las ventanas se pueden colgar diversos tipos de amuletos, dependiendo de las creencias que tengamos, porque hay que tener en cuenta que lo más poderoso que tenemos es nuestra fe. Por eso, los llamadores de ángeles son protectores, y también para las puertas suelen venderse en casas esotéricas amuletos especiales, algunos con forma de estrellas de cinco puntas, otros con el símbolo del OM, el yin y el yang, o la herradura, como antes mencionaba.

 

5. Plantas protectoras

Si bien hay muchas plantas recomendadas para proteger la casa, la más clásica es la Ruda. Tiene infinitos usos en prácticas curativas, de purificación y también en rituales. Se recomienda tener dos plantas de ruda en la entrada del hogar, una macho y otra hembra. La ruda macho debe ubicarse a la izquierda de la puerta, y la hembra a la derecha. Estas plantas filtran las energías negativas del exterior.

 

6. Mover los objetos de lugar y mantener todo aireado e iluminado

Es lo que se recomienda siempre para mantener una casa con vibraciones limpias. Donde hay acumulación de objetos, muebles fijos desde hace muchos años, polvo y oscuridad es más probable que se presenten inconvenientes energéticos.

 

Las antiguas hechiceras y hasta nuestras propias abuelas usaban un método muy sencillo para contrarrestar las malas energías y que se ha dado a conocer durante generaciones. Sus ingredientes son tan sólo dos: VINAGRE y SAL. Cuando se utilizan con los fines de los que hablo, los cambios se notan rápidamente, y además se puede hacer cada vez que lo precisemos o sintamos necesario.

Vaso con sal y vinagre

Vaso con sal y vinagre

Se necesitan:

  • Un vaso de cristal
  • Sal (ideal si es gruesa o de mar. De lo contrario, la que se tenga)
  • Vinagre de cualquier tipo (vino, manzana, sidra…)
  • Un plato pequeño

 

Para realizarlo, recomiendo seguir los siguientes pasos:

  • Llenar el vaso hasta la mitad con sal, y aplicar después vinagre sin llenar del todo el vaso (hay que dejarlo a unos dos dedos de distancia del borde).
  • Colocar el vaso encima del plato por si llegase a desbordarse el contenido pasados unos días.
  • El proceso debe realizarse durante, al menos 13 días, para que haga su efecto y tenga los resultados esperados.

Es preferible que se preparen varios vasos con sus correspondientes platos, y se coloque uno en cada habitación de la casa. Sobre todo, jamás debe faltar en aquellos espacios donde permanecen las personas durante más tiempo, donde ha habido discusiones o personas enfermas, o en los dormitorios. Si existe la posibilidad de que no sea muy visible, también se puede colocar uno detrás de la puerta principal de la casa.

La sal debe dejarse 13 días en el lugar que la ubiquemos. Después, puede repetirse el trabajo si se desea. Para cambiar la sal, se pone el vaso bajo el chorro del agua para que salga la mezcla, y una vez que haya salido todo, se lava como de costumbre y se repite el proceso hasta que notemos los cambios.

 

Este remedio no sólo limpia los espacios, sino que también se puede interpretar dependiendo de cómo actúe la mezcla que realizamos. Esto es lo que nos dirá según la forma y modo de actuar de la sal:

Si la sal se desborda del vaso: indica que está limpiando sin problemas el espacio, sobre todo de envidias y personas que no nos desean el bien.

Cristales de sal redondos: nos avisan de que están limpiando la negatividad de las personas, sobre todo de aquellas que se quejan mucho.

Cristales de sal en puntas: (parecidos a agujas) nos hablan de negatividad profunda hacia nosotros, o pueden indicar que hay personas enfermas en casa, discusiones constantes y baja frecuencia vibratoria de quienes habitan allí.

Sal con formas: todo lo que aparente feo o nos cause un sentimiento extraño, como formas agresivas, o bien animales o personas, nos revela a enemigos ocultos que no se muestran tal cual son, por lo que debemos protegernos de ellos.

Sal de color: tonos rosáceos, violetas, azulados o verdes indican presencia de negatividad que se limpia, pero si el color es negro u oscuro podría indicarnos algún trabajo de magia negra. Si es ese el caso, antes de sugestionarnos debemos evaluar todos los síntomas en su conjunto y recordar que el poder a este tipo de trabajos se los damos nosotros según nuestras creencias.

¡Atención! No debemos tocar la sal de vaso con nuestras manos, ni nosotros ni nadie. De ahí que lo ideal sea colocarlo en un lugar donde nadie lo alcance ni vea.

 

Y por último, os hablaré del INCIENSO DE MIRRA un excelente aliado para limpiar energías negativas y atraer la paz al hogar o área de trabajo.

 

Desde la antigüedad, la mirra ha sido una resina vegetal apreciada por sus propiedades aromáticas y antisépticas, por lo que era común encontrarla como ingrediente principal en perfumes, ungüentos e inciensos. Extraída del árbol Commiphora myrrha, la mirra era empleada en la composición de distintos medicamentos, la preparación de rituales funerarios, y la fumigación de hogares y espacios públicos.

 

Los sacerdotes y practicantes de las artes mágicas la incluyeron en los rituales, por considerar que el aroma que desprendía era capaz de purificar el ambiente e inducir los estados alterados de conciencia. Incluso, la mirra se cuenta como uno de los presentes preciosos que, en la tradición judeocristiana, los tres Reyes Magos trajeron de Oriente para expresar su adoración al Niño Jesús en Belén. En la actualidad, la mirra es comercializada en tiendas esotéricas y de artículos religiosos. Es posible encontrarla en formato de resina (gránulos/granos), o como incienso (varillas y conos). Su bajo costo y práctico formato lo convierten en una opción al alcance de todos.

Varita de incienso

Para limpiar energéticamente un espacio utilizando el incienso de mirra, debemos encontrarnos a solas en el lugar (teniendo especial cuidado de alejar a niños, ancianos y personas con afecciones respiratorias). En primer lugar, se cierran las ventanas de la estancia y se coloca el cono o varilla de incienso de mirra sobre un portaincienso. Si no contamos con él, utilizaremos un platito o envase de cerámica o barro. Si usamos incienso en cono, el plato es lo indicado. Si por el contrario empleamos varillas de incienso, rellenaremos de arena o tierra un envase (de cerámica o barro), y clavaremos las varillas allí. Preparado el incienso, se enciende y, acto seguido, tomamos en nuestras manos el portaincienso (o el objeto utilizado con ese fin). Seguidamente, esparcimos el humo de mirra por toda la estancia.

 

De acuerdo con los especialistas en temas esotéricos, se puede ejecutar la limpieza de dos maneras distintas: caminando primero en el sentido inverso de las agujas del reloj (de derecha a izquierda), y luego al contrario (de izquierda a derecha).

El otro método consiste en situarse en el centro de la habitación, caminar hacia una esquina y luego regresar al centro. Repetir, hasta completar el circuito de todas las esquinas de la habitación escogida (no importa en qué sentido se haga). Una vez la habitación haya sido limpiada por completo, se deja que el humo permanezca allí por espacio de 3 a 5 minutos (nosotros podemos salir de la estancia). Después, se procede a abrir las ventanas y puertas para ventilar el espacio.

 

Es posible acompañar el ritual con una oración de purificación, dirigida a la divinidad de nuestra devoción. El procedimiento puede realizarse en toda la casa (siguiendo la secuencia elegida) o solo donde lo consideremos necesario. La limpieza energética del hogar con incienso de mirra también puede efectuarse con la resina en granos. Sin embargo, deben tomarse mayores precauciones, dado que este tipo de quema arroja mayor cantidad de humo.

 

Espero que si os veis en la necesidad de hacer una buena limpieza energética, podáis recurrir a alguno de los remedios que aquí os dejo. Por experiencia propia he comprobado que todos ellos funcionan de una manera extraordinaria.

¡Hasta la próxima!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *