EL BAJO ASTRAL Y SUS HABITANTES 22


fantasmas

 

Resulta complejo explicar, de manera simplificada, lo que es el plano astral. Para hacerlo es necesario comenzar diciendo que en el universo “todo vibra”, y esto se produce tanto en el plano de la materia-energía, que es la parte que estudia la ciencia, como en planos o estados más sutiles donde son otras las partículas, la energía y las leyes de causalidad que lo conforman.


Hay que tener en cuenta que el mundo astral es un mundo paralelo al nuestro, y gobernado por fuerzas emocionales. Dentro de este mundo existe una zona donde se aglutinan las más bajas pasiones y deseos, una zona invisible donde se mueven entidades que podrían considerarse, dadas sus características, demonios en el argot más popular. Dicho nombre nos ha sido legado a lo largo de los siglos ante la asociación que la religión establece entre dichas entidades y las fuerzas del Mal. De hecho, según la Teosofía, éste es el auténtico infierno, y se vive de forma diferente según las creencias y pensamientos de cada individuo. El Bajo Astral es el subplano que ha dado lugar al mito cultural del infierno, entendido como un lugar de castigo que, generalmente, se concibe como eterno.


Deseo puntualizar que el plano astral no es un estado de conciencia o un espacio concreto, sino una dimensión. A su vez, dicho plano se divide en siete subplanos, y cada uno de ellos tiene sus propias particularidades, frecuencias vibratorias y energías.


Cada uno de esos siete subplanos dimensionales o niveles de evolución espiritual que menciono se mueve o vibra con una energía diferente. Por eso, una persona, a lo largo de su vida, puede ascender o descender dentro de los diversos subplanos astrales en función de la mayor o menor densidad de sus vibraciones energéticas. Digamos que por un lado, las vibraciones más densas están vinculadas a los sentimientos, pensamientos y actos más bajos, mundanos y malintencionados. Sin embargo, en el lado opuesto se hallan los pensamientos elevados y más espirituales, asociados a sentimientos y actos de naturaleza opuesta, y que conducen a la persona a vincularse con los subplanos astrales más elevados.

Se le llama Bajo Astral al 7º subplano del Astral, y recibe ese nombre porque está situado en el nivel más inferior. Es la banda de frecuencia que tiene que ver con las emociones o los pensamientos negativos. En él, la negatividad se mueve de manera predominante por ser la zona más densa de todo el plano astral. En el Bajo Astral se maanifiestan las peores energías espirituales: la energia del odio, del rencor, de la ira, del egoísmo más crudo, de las tendencias homicidas, de las más retorcidas perversiones o del vicio incontrolable.


Debido a las escasas vibraciones que le llegan y que se manifiestan dentro de él, está habitado por bajas energías: sombras, demonios, espíritus de suicidas, asesinos, violadores… Es a este subplano a donde van a parar aquellos difuntos con actitudes reprochables en vida, como alcohólicos incorregibles, drogadictos desmesurados, asesinos, ladrones, violadores, genocidas, maltratadores o cualquier persona que en vida mantuvo una actitud destructiva, tanto con él mismo como con los demás. Las energías de estos espíritus son escasas y vibran a una frecuencia muy baja, por lo que dicho lugar resulta idóneo para acogerlos, y es ahí donde se anclan y permanecen durante periodos tremendamente largos. Se sabe, porque así lo han manifestado personas con el don de la mediumnidad o clarividencia, que este tipo de seres vagan por el 7º subplano en medio del sufrimiento y de la confusión, tratando, siempre que pueden, de satisfacer sus bajos deseos captando a alguien en el mundo físico para, a través de algún mecanismo, parasitarlo y nutrirse.


Es importante saber que el Bajo Astral es un espacio en el que no es saludable permanecer, aún cuando veamos imágenes bellas y nos sintamos a gusto. Digo esto porque a menudo es un lugar al que mucha gente suele deslizarse cuando sueña, especialmente tratando de realizar viajes astrales a este plano simplemente por curiosidad o morbo. Una vez allí, la incomodidad es manifiesta ante la vibración siniestra y oscura que impera en dicho plano. Allí, todo está muy cargado de negatividad, por lo que resulta peligroso ya que siempre se vuelve del viaje cargado de basura astral en nuestro campo o aura personal.


Es curioso comprobar cómo en las viejas enseñanzas esotéricas se solía animar a la gente a realizar determinadas experiencias que ahora llamamos viajes astrales. Sin embargo, en la actualidad y con las nuevas enseñanzas se recomienda todo lo contrario, es decir, evitar la búsqueda en esta zona energética por lo dañina que puede resultar, especialmente para aquellas personas que tienen una capacidad mediúmnica.


En cuanto a las entidades que lo habitan, hay que diferenciar dos tipos: por un lado, las que han estado allí desde el momento de la Creación, y por otro, las creadas por la Humanidad. Las primeras son, en realidad, las futuras almas de todos los elementos que pertenecen a la naturaleza, los minerales, etc, por lo que no hay que acercarse a ellas dado que son la reserva para la existencia de la materia como energía. Sin esas criaturas, la materia regresaría a su estado sutil y no podría existir el mundo físico tal como lo conocemos.


Respecto a las segundas, llamadas también EAP (entidad astral parasitaria) y creadas por la humanidad, son seres que en su día fueron humanos y que permanecen en el mundo de las bajas pasiones e instintos. Las entidades de este submundo son espíritus que han perdido su alma, muertos que se han desprendido de su conexión espiritual, así como distintos seres creados por las más bajas emociones. En este plano adquirieren un propósito y pueden ser manipulados, logrando efectos concretos en el mundo físico. Una persona con facilidad clarividente o psiquica puede percibirlos, y habitualmente aluden a que son entidades oscuras o con iridiscencia roja como el fuego.

 
 

Con relación a los tipos de entidades que pululan por el Bajo Astral, una de las más abundantes es la SOMBRA. Cuando alguien muere y su espíritu deja el cuerpo astral para pasar al mental, este cuerpo astral que ocupaba se desintegra la mayoría de las veces con normalidad. Sin embargo, eso a veces no sucede en el caso de personas que, o bien han tenido un comportamiento destructivo, o sin ser malas, han tenido muy acentuada la presencia de bajas pasiones y tendencias. En dichos casos, el cuerpo astral está demasiado vitalizado por estas energías negativas, y además conserva suficiente energía psíquica, por lo que no llega a desintegrarse y conforma una especie de versión negativa del individuo, algo así como su lado oscuro desprendido, su sombra. Desgraciadamente, esa SOMBRA conserva una pequeña porción del cuerpo mental del sujeto, porción suficiente para albergar gran parte de sus recuerdos y pensamientos.


Otra entidad muy habitual es el CASCARÓN, o cadáver astral de un ser humano. A diferencia de la Sombra, no tiene ninguna partícula de materia mental, por lo que no posee consciencia, inteligencia o autonomía. Simplemente es un ente pasivo que flota como una nube en el mundo astral. Sin embargo, debido a su inexistente autonomía, puede ser animado por médiums o personas con una gran psiquismo pero carentes de escrúpulos, hasta el punto de lograr asumir la forma de un fallecido o de un vivo, suscitando así un engaño y un peligro.


Los GUSANOS y LARVAS ASTRALES, llamados habitualmente EGRÉGORES, son cuerpos energéticos extraños a nosotros, como pequeños bloqueos, obsesiones o manías. Normalmente suelen alimentarse de nuestra energía vital o cuerpo eterico, pudiendo llegar a manipular nuestra mente para que tengamos cierto tipo de “antojos”, como el alcohol, el sexo o el azúcar, entre otros. Con su acción, las LARVAS ASTRALES pueden llegar a generarnos traumas como depresiones o trastornos de personalidad, sobre todo en personas de caracter débil o poco formado como los adolescentes. ¡Atención! No quiero decir que toda persona que padezca un trastorno de este tipo sea porque es víctima de un gusano o larva astral, pero sí podría darse el caso en determinados individuos. En general, estas entidades se contentan con manipularnos, debilitarnos y hacer que adquiramos algún tipo de adicción.


Son entes muy habituales también en el Bajo Astral los espíritus de los SUICIDAS y VÍCTIMAS DE ACCIDENTES. Se considera que ambas clases de fallecidos suelen afrontar una vida astral complicada. En el caso de las VÍCTIMAS DE ACCIDENTE, si eran buenas personas en vida, se mantienen en un estado de inconsciencia en los subplanos inferiores hasta que transcurre el tiempo que, según su deuda kármica, deberían haber vivido. Transcurrido ese tiempo, recuperan la consciencia ya en los subplanos astrales más elevados, pues no han acumulado suficiente energía negativa como para que su conciencia se active en el Bajo Astral. Sin embargo, ocurre justo lo contrario con una persona que ha cometido malos actos y muere en un accidente. Ese espíritu va directamente al Bajo Astral, donde permanecerá consciente un buen tiempo y sin perder los vínculos que le unían a nuestro plano, el plano de los vivos.


En cuanto al SUICIDA, es ya sabido que contrae una gran deuda kármica con el acto del suicidio, pero la situación puede variar dependiendo de por qué se suicidó, en qué estado de consciencia estaba cuando lo hizo, y cuál era su naturaleza moral y espiritual, tanto en la globalidad de su vida como en sus últimos momentos. Algunas teorías apuntan a que el suicida se queda penando en el Bajo Astral hasta que cumple el tiempo que debió haber vivido, pero sumido en un estado de angustia y confusión.


Por supuesto, en el Bajo Astral se mueven también otros tipos de entidades, pero las anteriores suelen ser las más habituales. En otra ocasión traeré a este espacio más información al respecto.

 

 

Share on Facebook353Share on Google+0Tweet about this on Twitter2Pin on Pinterest0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

22 ideas sobre “EL BAJO ASTRAL Y SUS HABITANTES

  • Sagrario Espinoza

    Wow! Es muy edificante y significativa esta información, aunque yo personalmente ya sabia un poco acerca de éste tema, agradezco mucho su publicación porque me ayudó a comprender mucho más. Gracias

    • Mayte del Sol Autor

      Hola Sagrario,

      Me alegro de que lo publicado en este post te haya ayudado un poco más. Como ves, creemos que todo se ciñe a este plano que habitamos, pero hay mucho más de lo que pensamos. Un cordial saludo y gracias por leerme.

  • Juan Antonio

    Muy bien entiendo y esque llovo sintiendo y me gusta saber cuando pasa una cosa porque pasa esto que he leido es grande aclaracion para mi que soy muy sensible con tendencias a percibir por una especie de medio unidad que dicen, y es que tengo una amiga que esta en un estado desfaborable por causa del bajo astral Gracias.

  • catalina

    Desde hace un tiempo he podido despertar en mis sueños, como sueños lúcidos. Pero en algunas ocasiones intentando llegar a este estado me ha resultado en una experiencia astral. En dos oportunidades, según su descripción pienso haber recorrido el Bajo Astral.

    La primera vez apenas estaba elevándome y escuché un tronido astros, que se convirtió en un grito ahogado o rugido lo cual me provocó mucha angustia y me costó “despertar”.

    La segunda vez, hace muy poco, luego de una larga meditación y sin intención de realizar aquel viaje, experimenté las vibraciones por todo mi cuerpo, y comencé sentir que me desprendía del cuerpo físico, pero había una presencia cercana indeseada. Sentí en primer momento que algo pasaba sobre mi pelo dejándolo tirante y después mientras intentaba volver empezaron los sonidos de nuevo.

    Está vez fue un zumbido en mis oídos, que se sentía muy físico, cada ruido inicial fue subiendo la frecuencia hasta que termino en un ensordecedor pitido, fue muy desagradable. Yo, muy angustiada, intente abrazar a mi compañero junto a mí en la cama, para darme cuenta que seguía en el astral pues era su cuerpo astral, en apariencia dormido el que abrazaba, y que se comenzaba a elevar junto a mi y por más que quería regresar a mi cuerpo, subíamos . Entonces, inició un nuevo sonido, ahora escuché agua en movimiento, alguien chapoteando y luego pasos que goteaban, como alguien que acaba salir del agua, de alguna forma los veía aunque seguía en el espacio físico del departamento donde vivo. a continuación un grito gemido como aiiiiiigh, lleno de lamento y dolor. Gracias a Dios después desperté.

    La experiencia fue muy intensa y desagradable. Quisiera saber su punto de vista de lo me sucedió por favor. Pues pienso que puede haber una prescencia, omo “larva Astral” que usted dice más arriba, y que se pegó a mi. Si es el caso como podría hacer para sacarme lo de encima.

    le agradeceré infinitamente su ayuda.

    • Mayte del Sol Autor

      Hola Catalina,

      Por lo que me cuentas, y aunque no lo desees o realices voluntariamente, entiendo que tus viajes astrales se están realizando a esa dimensión o subplano donde las vibraciones son muy bajas. En resumen, es muy probable que estés viajando al Bajo Astral. Desconozco tu capacidad o experiencia para realizar viajes astrales, pero debes tener cuidado. Si no dominas bien la técnica, puede resultar algo peligrosa porque se te pueden adherir elementos no deseados.

      Creo que es lo que te ha podido ocurrir en algún momento, y no te has librado de esa energía de baja vibración que mencionas, y que puede manifestarse de diferentes formas: lloros, gritos, aullidos, sombras… No obstante, por lo que me cuentas, me decantaría más por una SOMBRA antes que por una LARVA O GUSANO ASTRAL. Digo esto por las manifestaciones que experimentas respecto a ese fenómeno. Sería interesante que reflexionases acerca de si ha habido alguien en tu entorno – conocido, familiar, amigo… – que haya fallecido, no importa si hace mucho tiempo o poco, y que tuvo una vida desordenada y quizá conflictiva y tortuosa. Yo no pienso que sea una larva o gusano que se te haya adherido, sino una sombra que tienes cerca porque te conoce, irradias luz y energía suficiente para alimentarla, y además mantiene todavía algún tipo de vínculo emocional contigo. Piensa acerca de lo que te comento.

      En cuanto a la mejor forma de librarte de ello, te aconsejaría que durante una larga temporada te abstuvieses de hacer viajes astrales. Cuidado con las meditaciones descontroladas, porque en ocasiones nos abandonamos demasiado a ese estado de paz, y si tenemos bajas energías alrededor, pueden colarse en nuestro aura. Además, si alguien conocido falleció recientemente, también te puede ver en ese momento con la energía en su momento óptimo para tomarla. Otro consejo que te doy es que, siempre que puedas, acudas a algún lugar con agua como la playa, un río, o si te fuese posible, una cascada de agua. Los iones negativos que emanan limpian nuestro aura y suben nuestra frecuencia vibratoria, y pueden ser de gran ayuda para liberarte de esa Sombra que puedes tener rondando cerca.

      Confío en que te sean de ayuda mis consejos, y te envío mis mejores deseos. Un cordial saludo.

      • catalina

        Muchas gracias por las respuesta Mayte. Justamente hace poco falleció un tío mio, no tuve oportunidad para despedirme, porque no vivo en mi país de origen. Eramos muy cercanos y lo he visto en un sueño, pero no lo había relacionado con esa precencia puesto que él era una persona bondadosa, aunque sin embrago con tendencia a los excesos. Creo que mi miedo y falta de control pueden haber hecho que no supiera bien reaccionar ante la que quizá fue su manifestación. A partir de la última experiencia que tuve, he investigado sobre el Plano Astral, y pienso que es posible que el se encuentre atrapado en ese plano purificándose para ascender.
        Haré caso de sus consejos, para evitar introducirme en este plano sin tener control.

        He tenido otras experiencias durante los sueños, como una descarga eléctrica en mi cabeza, que me gustaría compartir más en extenso con usted, porque intuyo que puede darme una guía.¿Puedo escribirle con más detalle en su correo personal?

        Sus palabras me han hecho mucho sentido
        Muchas Gracias

  • Leon

    Interesante artículo! Muy completo de entre los que pude leer. En este plano existen criaturas con forma de murciélago?, He soñado varias veces ser atacado por alguno de extrañas características que logro ver por unos segundos incluso al despertsr

    • Mayte del Sol Autor

      Hola León,

      Gracias por tus palabras. Respecto a lo que preguntas, decirte que sí pueden existir criaturas con esa forma en el Bajo Astral. Piensa que hay muchos subniveles, y aunque sólo son energía, obedecen sus formas a lo que hemos podido crear con nuestra mente. Ya sabes que la mente es creadora, y aunque tú nunca los hayas creado así, tal vez alguien sí lo haya hecho y esas formas quedan perpetuadas en el bajo astral como entidades individuales.

      Un cordial saludo.

  • Isolde

    Hola.
    Muy interesante este tema y todo lo relacionado con esterismo.Te felicito y sigue escribiendo más ya que todo el mundo debería saber al respecto.
    gracias por esto.